Las ciudades y el COVID-19: Los nuevos actores del sistema internacional

Por Dana Morán [1] y Valentín Betroni [2]


Las respuestas ante la crisis Las relaciones actuales tienden a realizarse de manera bilateral y multilateral. En primer lugar, existen diálogos y acciones conjuntas entre gobiernos locales. En esta lógica, ciudades de la República Popular y Democrática China han sido las principales en suministrar de equipamiento de protección médica a otras ciudades, incluso en América Latina. Además de cooperación y envío de suministros médicos entre dos ciudades, existen diversos espacios multilaterales donde los gobiernos subnacionales participan e intercambian conocimientos. El objetivo de las redes de ciudades es, en gran medida, consolidarse como representantes de éstas en la búsqueda de una mayor participación en la toma de decisiones de la agenda internacional, ya que por sí solas, las ciudades se enfrentan ante una mayor limitación. Si bien la primera asociación mundial de municipalidades se dio en 1913 (la International Union of Local Authorities -IULA), no fue hasta los años 90 –como mencionamos antes, donde hubo un aumento de la discusión del concepto de gobernanza y su implicancia- en la que comenzó a emerger una mayor cantidad de Redes (de alcance global, regional, y por temáticas). En 2004 se creó Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), tras la fusión de IULA y la Federación Mundial de Ciudades Unidas (FCMU). Hoy CGLU es considerada la Red más importante a nivel global y la más grande en cantidad de miembros (cerca de 240.000). En los últimos años el papel de las ciudades creció en términos de visibilidad e impacto, involucradas en la Agenda 2030 de la ONU (2015), en el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres de la misma organización (2015), en el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático (COP21, 2015), en la Nueva Agenda Urbana (aprobada en la Cumbre Hábitat III celebrada en Quito, 2016), e incluso en 2018 se lanzó la iniciativa Urban 20 (U20) — una iniciativa de la Ciudad de Buenos Aires y París -, con el objetivo de involucrar a las ciudades en el proceso del G20 y brindar recomendaciones desde una lógica urbana. Por mencionar algunos ejemplos en materia de espacios multilaterales para gobiernos locales y regionales, Metropolis lanzó la plataforma “Ciudades para la Salud Global” o “Cities for Global Health”, como una reacción casi inmediata de varias de las redes de ciudades del mundo ante este desafío inédito. Un repositorio en el que se encuentran los decretos, medidas, estrategias, protocolos, estudios; generados por los gobiernos de las Ciudades en cada una de las tres fases de esta crisis sanitaria mundial.

citiesforglobalhealth.org


La Red de Ciudades del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) facilita espacios virtuales de diálogo entre los líderes locales de las ciudades para aprender entre todos a partir de la experiencia de cada gobierno local en la gestión de esta crisis sanitaria y socioeconómica. Por otra parte, C40 (la alianza de ciudades más importante a nivel global frente al cambio climático) impulsó el grupo de trabajo “Global Mayors COVID19 Recovery Task Force”, presidido por el alcalde de Milán, Giuseppe Sala.


Red de Ciudades (BID)


En Argentina, Buenos Aires participó de varios webinars entre funcionarios locales de todo el mundo. A modo de ejemplo, el viernes 22 de mayo del 2020 lideró una reunión virtual de alcaldes de capitales iberoamericanas, Bogotá, Lima, Madrid, Montevideo, y Santiago de Chile, sobre Covid-19. Los alcaldes de estas ciudades coincidieron en la necesidad de potenciar la cooperación entre las mismas. Bajo este lineamiento, las ciudades se encuentran en la primera línea de responsabilidad para combatir el nuevo coronavirus. Mayoritariamente, los sistemas de salud, educación y transporte (por mencionar algunos sectores) debieron ser adaptados por los gobiernos locales para brindar una respuesta acorde para tratar esta nueva enfermedad y reducir su propagación. En una nota del Banco Mundial, el alcalde de Helsinki remarcó que “será, en mayor medida, el trabajo de las ciudades implementar el retorno a la nueva normalidad”[8] Pero…. ¿Es todo color de rosas?


Tiempo de conflictos No todo es colaboración frente al COVID 19. Sobre todo en ciudades limítrofes, se han producido diversos conflictos y tensiones. Por ejemplo, en la frontera ruso-china, se han dado recientemente casos de rebrote del virus, por lo que se ha ordenado cerrar la frontera y se prohibió a los ciudadanos chinos en rusia la vuelta a su país de origen. Ante las críticas del gobierno ruso, China envió una carga de ayuda con palabras del poeta ruso Alexander Pushkin, “Bсё мгновенно, всё пройдет” (“Todo es fugaz, todo pasará”), sin embargo en la Ciudad de Primorsky Krai, uno de los focos, continúan esperando fondos del gobierno central para poder construir un hospital que aún no tienen[9]. A nivel nacional, por ejemplo, se ha reforzado la vigilancia en la ciudad de La Quiaca (Jujuy), para evitar que los vecinos de Villazón (localidad limítrofe de Bolivia) puedan ingresar en la provincia que ha logrado erradicar el virus. El alcalde de Villazón, Fernando Acho, expresó su preocupación por este hecho, ya que muchos de sus habitantes cruzan diariamente la frontera para trabajar[10]. Lo mismo ocurre entre las ciudades fronterizas con Paraguay y, sobre todo, Brasil por la magnitud de casos que posee. Por otra parte, la colaboración entre gobiernos nacionales y subnacionales se ha visto tensionada por las diferencias de enfoque, responsabilidades y costos sociales, económicos y políticos. En EEUU, fueron varios gobernadores y alcaldes que cuestionaron la falta de medidas más estrictas por parte del Gobierno de Trump para contener el coronavirus, entre ellos, el Gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, y la alcaldesa de Chicago. En Brasil, el gobernador de San Pablo impuso medidas restrictivas contradiciendo la directiva del Presidente. Desde que se registró el primer caso en el país, Jair Bolsonaro se ha reunido con los gobernadores en sólo dos ocasiones. En una nota con Infobae, Andrés Malamud explica que la tendencia general en estos casos es que los gobiernos locales están a favor de una cuarentena, en contraposición al Estado, ya que los primeros pagan el costo de la salud pública, pero no pagan el costo de la recesión económica, a cargo de los gobiernos nacionales[11].


¿Y el futuro? Lo único que sabemos firmemente es que una pandemia global produce en el sistema internacional un cimbronazo. Algunas instituciones demostraron la incapacidad de reacción, por ejemplo la OMS, y muchos poderes centrales nacionales. Ante esto, las ciudades se vieron obligadas a adquirir el protagonismo que alguna vez habían perdido. Las necesidades se expresan en las ciudades, principalmente en las áreas metropolitanas. Por ello es necesario desarrollar políticas de consenso y brindar una mayor atención a las acciones que se producen en el ámbito local. La dinámica de la gestión pública necesita respuestas más rápidas, y poder estar más cerca de las personas. Esta pandemia es una muestra de que la emergencia sanitaria (y replegada a todos los ámbitos) demanda cambios radicales, y necesita de la cooperación entre pares, no solo para compartir experiencias de gestión y construir juntos una solución eficaz, sino también para sentarse en la mesa de la toma de decisiones.

[1] Licenciada en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Maestrando en Políticas Públicas. [2] Licenciado en Relaciones Internacionales. Maestrando en Políticas Públicas. [3] Ver Elinor Ostrom (2009) “Más allá de los mercados y los Estados: gobernanza policéntrica de sistemas económicos complejos” [4] Manuel Castells (1999) “Globalización, identidad, estado en América Latina” [5] “Las ciudades seguirán creciendo, sobre todo en los países en desarrollo” Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (UNDESA). Link: https://www.un.org/development/desa/es/news/population/2018-world-urbanization-prospects.html [6] Se aprobó en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III) celebrada en la ciudad de Quito el 20 de octubre de 2016 (y refrendada por la Asamblea General dos meses después). [7] World Economic Forum, 2020. [8] Smeh Wahba & Jan Vapaavuori. Artículo “A functional city’s response to the COVID-19 pandemic”. Link: https://blogs.worldbank.org/sustainablecities/functional-citys-response-covid-19-pandemic [9] Ankur Shah, “COVID-19: Trouble on the China-Russia border” en The diplomat. Link: https://thediplomat.com/2020/05/covid-19-trouble-on-the-china-russia-border/ [10] Noticia “Crítica situación del comercio en la frontera”. Link: https://www.eltribuno.com/jujuy/nota/2020-5-8-1-0-0-critica-situacion-del-comercio-en-la-frontera [11] “Andrés Malamud: Una pandemia es un asunto demasiado serio como para dejarlo en manos de los sanitaristas”. Link: https://www.infobae.com/politica/2020/04/28/andres-malamud-una-pandemia-es-un-asunto-demasiado-serio-como-para-dejarlo-en-manos-de-los-sanitaristas/

15 vistas

Estela Sur © 2020 by RVDM