La deuda conjunta y el desafío de la reactivación europea

Por Julián Lizarraga (Estela Sur)

El 18 de mayo, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron sorprendieron al mundo con la propuesta de un plan de estímulo para reactivar la dañada economía europea. La idea es simple, pero ambiciosa: emitir 500.000 millones de euros (un poco más que el PBI de Argentina) de deuda en nombre de la Unión Europea en su conjunto para obtener mejores tasas de las que podrían lograr los países más afectados por el CoVid -19 y con sus cuentas públicas en peores condiciones. [1]Este dinero no sería otorgado a los Estados en calidad de préstamos, sino de subvenciones (lo que significa que no aumentaría la deuda pública de los beneficiarios), y sería agregado al próximo presupuesto de la UE. La propuesta fue inmediatamente bien recibida por varios dirigentes políticos del continente, entre ellos Pedro Sánchez (España), Giuseppe Conte (Italia) Christine Lagarde (Banco Central Europeo).

Emmanuel Macron y Angela Merkel presentando su propuesta por videoconferencia. (Reuters)


El 27 de mayo, la Comisión Europea presentó una propuesta que iba un poco más allá: el fondo se llamará Next Generation EU y totalizará 750.000 millones de euros, de los cuales 500.000 serán subvenciones y 250.000 serán préstamos. Según el documento presentado [2] , La próxima generación de la UE tendrá tres pilares: ayudar a los Estados miembros a recuperarse, fundamentalmente a través del gasto público; poner en marcha la economía apoyando la inversión privada (sobre todo en sectores estratégicos como el 5G y las energías renovables); y aprender lecciones de la crisis, como la necesidad de un nuevo Programa de Salud que dejemos a la Unión Europea más preparada para una situación extraordinaria como esta. Sobre todo, los más interesados ​​son los que están en peores condiciones de conseguir el dinero necesario para inyectar en sus domésticos domésticos. Grecia, Portugal, Italia y España están entre los 10 países con más deuda pública como porcentaje de su PBI del mundo, llegando el primero de ellos al 176% en el año 2019. Estos cuatro países - junto a Bélgica, Eslovenia, Francia, Irlanda y Luxemburgo - ya habían enviado en marzo una carta al presidente del Consejo Europeo Charles Michel solicitando la emisión de un instrumento de deuda conjunta para subsanar la falta de fondos.

Elaboración propia en base a datos de la Oficina Europea de Estadística.


Este plan aparece en tiempos en los que el rol de la Unión Europea está siendo puesto en duda por movimientos nacionalistas en gran cantidad de los países que integran el bloque.

La canciller alemana, una de las ayudas de la integración europea, expresó claramente al decir que: “La UE debe actuar en conjunto. El Estado-nación no tiene oportunidad si actúa solo ”. [3]

Es probable que Merkel tema que la falta de respuesta a la corriente crisis continúe socavando la autoridad de la Unión Europea como sucedió hace aproximadamente 10 años. En ese momento, las figuras nacionalistas y populistas denunciaron públicamente la falta de solidaridad de los países más ricos para los más afectados. De igual manera, se quejará subsiguientemente de las duras condiciones de austeridad que se exigieron un cambio del rescate económico. Desde el comienzo de esta pandemia, la Unión Europea tomó medidas determinadas al alivio de la situación económica, como la flexibilización de las reglas en cuanto a la política fiscal y la compra de bonos por parte del Banco Central Europeo para generar liquidez - es decir,[4]

Banco Central Europeo


Algo sorprendente es que Merkel ha obtenido el apoyo de su partido para este proyecto. Los conservadores alemanes se han opuesto históricamente a la emisión conjunta de deuda por el peligro de que Alemania termine teniendo que mantener a otras naciones más irresponsables en el manejo de las cuentas públicas. [5]Esta cuestión es, en cierto sentido, similar a la que se planteó durante la Gran Recesión de 2008–09 y la subsecuente crisis de la eurozona: ¿deben las dificultades más fuertes salir a rescatar a los países que fueron indisciplinados en materia fiscal, monetaria y de endeudamiento? De todos modos, es importante destacar que este declive en el que está inmerso Europa no tiene su raíz en el desmanejo gubernamental, sino en un factor externo y absolutamente imprevisible como lo es una pandemia. Lo cierto es que la movida de la canciller alemana tampoco surge por completo del altruismo. La potencia germana se ha beneficiado mucho del mercado y la divisa común europea, por lo que tiene mucho que perder en recesiones generalizadas como la actual. Por más endeudado que esté, Para Macron, esta es otra oportunidad de que despegue su proyecto de profundización de la integración europea. Como candidato centrista en la elección presidencial de 2017, derrotó a la candidata euroescéptica Marine Le Pen apostando fuerte a los valores europeos y al fortalecimiento de las facultades delegadas a la organización supranacional. Sin embargo, sus esfuerzos podrían tener problemas truncos hasta el momento y él también ha estado ocupado con problemas domésticos como el movimiento de los chalecos amarillos.

Marine Le Pen (Reuters / Benoit Tessier)


Otro aspecto que es importante es la propuesta franco-alemana es, por el momento, solo eso. Para ponerla en marcha se requerirá la aprobación de los 27 miembros de la Comisión Europea, lo que no será tan fácil. Algunos países se oponen a que el dinero se otorgue en forma de subvenciones y prefieren que la modalidad sea el préstamo. Entre ellos, está el grupo conocido como “los cuatro frugales”: Austria, Dinamarca, Países Bajos y Suecia (todos muy estrictos en materia fiscal). [6]Por otro lado, estará el desafío de convencer a ciertos países del centro y el este de Europa, que albergará algunos de los euroescépticos más intransigentes, puesto que no verán con buenos ojos la extensión de las facultades de la Unión Europea. De hecho, en abril, el Parlamento Europeo tiene una resolución en la que muestra su preocupación por el estado de la democracia en Hungría y Polonia y llama a las recientes acciones de esos países como "incompatibles con los valores europeos". [7] En todos los rincones del mundo está siendo puesta a prueba la respuesta del Estado ante la crisis económica.

Al otro lado del Atlántico, Estados Unidos aprobó en marzo de este año la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus ( Ley CARES , en inglés). [8]Con 2 billones de dólares para repartir, este es el paquete de estímulo económico más grande de la historia del país, equivalente al 10% del PBI. Japón inyecta una cantidad de dinero parecida, pero en su caso representa alrededor del 40% de su PBI, un número simplemente impactante. En comparación, los 500 mil millones de euros del plan de Merkel y Macron representan alrededor del 3% del PBI de la Unión Europea y los 750.000 millones que propone la Comisión Europea equivalente al 4,5%, por lo que algunos argumentan que no es suficiente Sin embargo, dadas las circunstancias, tampoco es probable que pueda lograr algo mejor.

Lo cierto es que la pandemia ha asesinado un golpe contundente a la economía global y todos los gobiernos están incentivados a reaccionar para proteger a sus ciudadanos y salvar a sus empresas. La diferencia es que tienen algunos hombros suficiente como para hacerlo con más seguridad que otros. La apuesta de Merkel y Macron es un alivio para los eurófilos y una muestra de la solidaridad europea. Ambos mandatarios entienden que la única salida es conjunta y que hay lugar para el diseño, pero no para el aislamiento. La Unión Europea puede ver hundirse en su prestigio o salir fortalecida de esta crisis, lo que dependerá en gran medida de la capacidad de sus líderes para diseñar e implementar este proyecto. Por ahora, parecen ir bien encaminados.


[1] Boffey (18/05/2020). El guardián "Merkel y Macron proponen fondo de rescate de la UE de € 500 mil millones". Extraído de: https://www.theguardian.com/world/2020/may/18/merkel-and-macron-propose-500bn-eu-rescue-fund [2] Comisión Europea (27/05/2020). Plan de recuperación para Europa . https://ec.europa.eu/info/sites/info/files/factsheet_1_en.pdf [3] Delfs, Nussbaum y Kuzmanovic (18/05/2020). Bloomberg . "Merkel ofrece un acuerdo innovador para proteger a la UE de las consecuencias del virus". Extraído de: https://www.bloomberg.com/news/articles/2020-05-18/merkel-offers-breakthrough-deal-to-shield-eu-from-virus-fallout [4] Banco Central Europeo (18/03/2020). "El BCE anuncia el Programa de Compra de Emergencia Pandémica (PEPP) de 750 mil millones de euros" [Comunicado de Prensa]. Extraído de: https://www.ecb.europa.eu/press/pr/date/2020/html/ecb.pr200318_1~3949d6f266.en.html [5] Karnitschnig (20/05/20). Politico . "El despertar de los eurobonos conservadores alemanes". Extraído de: https://www.politico.eu/article/germany-conservatives-eurobond-awakening/ [6] Brundsen y Fleming (24/05/2020). Financial Times . "Divisiones de la UE puestas al descubierto por la propuesta de recuperación 'Frugal Four'". Extraído de: https://www.ft.com/content/add218ac-f63d-4b65-af5c-3c4e9033e015 [7] Parlamento Europeo (15/04/2020). Resolución RC-B9–0143 / 2020 . Extraído de: https://www.europarl.europa.eu/doceo/document/RC-9-2020-0143_EN.html [8] Departamento del Tesoro de Estados Unidos. "La Ley CARES funciona para todos los estadounidenses". Extraído de: https://home.treasury.gov/policy-issues/cares

10 vistas

Estela Sur © 2020 by RVDM